Juan Carlos Díaz Lorenzo

El puerto de Vigo recibió el pasado 27 de mayo la escala del crucero de turismo finlandés Kristina Katarina, único buque de su bandera que en la actualidad está dedicado a esta actividad en el mercado europeo. Arribó procedente de Praia da Victoria, en Azores y siguió viaje a Brest. Durante las horas que permaneció en puerto, pasajeros y tripulantes disfrutaron de la acogida que siempre dispensa la ciudad de Vigo.

Este buque se estrenó en su actual etapa en agosto de 2010 y releva al veterano Kristina Regina, vendido a una sociedad que lo utilizará como hotel flotante, restaurante y museo en la ciudad de Turku. De la programación para su primer año de actividad, Kristina Cruises sigue teniendo preferencia por los destinos en el Mar Rojo y en el caso del Atlántico, por los archipiélagos de Madeira y Azores, con base en Málaga. A Canarias irá a partir de noviembre.

El buque "Kristina Katarina" en la ría de Vigo. Al fondo, el puente de Rande

Kristina Cruises es una empresa familiar fundada en 1985 y tiene su sede en Kotka. En el citado año comenzó sus operaciones con la incorporación del buque Kristina Brahe, adquirido a Fagerlines Ltd., ofreciendo viajes cortos en el área del lago Saimaa, así como cruceros con base en Helsinki y destinos como Vyborg, Kotka, Lappeenranta, St. Petersburg y Tallin.

En 1987 la compañía compró el buque Bore, rebautizado Kristina Regina, con el que amplió sus horizontes. Su estampa clásica, con dos chimeneas –a pesar de tratarse de un barco de 1960- se convirtió en una enseña del buen quehacer de sus propietarios, situando la bandera de Finlandia en diversos puertos del norte de Europa, Mediterráneo y africanos, caso de Gambia, Cabo Verde y Senegal.

Durante las temporadas de invierno de 2001 a 2007, el citado buque se convirtió en un asiduo visitante de los puertos canarios y le corresponde el privilegio de haber sido el primero que atracó en el nuevo puerto de Tazacorte, contribuyendo con su presencia a la celebración de los fastos de su inauguración.

La aplicación del convenio SOLAS 2010 suponía una seria amenaza para la continuidad del veterano Kristina Regina. Sus propietarios sondearon el mercado disponible y encontraron un sustituto acorde a sus previsiones. Se trata del buque Kristina Katarina, construido en astilleros polacos y puesto en servicio en 1982 con el nombre de Konstantin Simonov, enarbolando bandera soviética y contraseña de la compañía estatal Baltic Shipping Co., con sede en Leningrado.  Se estrenó, precisamente, como ferry en la línea Leningrado-Helsinki.

Entre 1996 y 2009 navegó con los nombres de Francesca (Columbia Ship Management) e Iris (Abcus Shipping Ltd.). Es un buque de 12.700 GRT, mide 137,61 metros de eslora y tiene capacidad para 450 pasajeros en 193 cabinas, de las cuales 119 son exteriores y 74 interiores y con unas superficies que oscilan entre 9 y 30 metros cuadrados. Está propulsado por cuatro motores Sulzer, con una potencia de 12.779 kw acoplados a dos ejes y una velocidad de 16 nudos.

El buque tiene ha sido completamente remodelado de acuerdo con el diseño finlandés, público al que está preferentemente destinado. Mantiene la clasificación para navegar en mares con hielos, aunque su proyección especial está orientada a ambientes más cálidos, preferentemente del Mediterráneo y Mar Rojo, destino en el que Kristina Cruises ha encontrado su espacio.

El buque de turismo "Kristina Katarina", en aguas de la ría de Vigo

Es un antiguo ferry construido para la URSS en astilleros de Polonia

La proa original fue sustituida por ésta, de mejor diseño y estabilidad

Entró en servicio en 1982 con el nombre de "Konstantin Simonov"

Kristina Cruises es una empresa familiar con sede en Kotka

Fotos: Alfredo Campos Brandón

«Kristina Brahe»

mayo 8, 2011

Juan Carlos Díaz Lorenzo

Cuando acabó la Segunda Guerra Mundial, EE.UU. y los países aliados que habían realizado un considerable esfuerzo en la construcción naval militar, se encontraron con una flota excedentaria que, en los primeros años de la posguerra y a través del famoso naval surplus, consiguieron vender la mayoría de ellos a compañías nacionales y de otros países para su reconversión en buques mercantes de diversos tipos y entre ellos el transporte de pasajeros.

En los petroleros para el transporte de crudo las adaptaciones fueron mínimas, mientras que en los petroleros de productos y los primeros portacontenedores de Sealand, las transformaciones realizadas fueron las necesarias para el adecuado manejo de las cargas, aunque en otros casos los trabajos de cirugía naval modificaron por completo los antiguos buques militares, si bien las formas de los cascos dejaban entrever su inmediato pasado.

PCE-872, gemelo del PCE-830, buque de esta historia

Existen muchos casos de barcos transformados, aunque en esta ocasión nos ocupamos del buque Kristina Brahe, un antiguo patrullero de escolta (patrol craft escort, PCE), que fue reconvertido en “car ferry passenger ship” y avanzada su vida marinera sería adaptado para crucero de turismo.

La historia de este buque comenzó el 10 de mayo de 1942, fecha de la firma del contrato para su construcción. El 24 de diciembre siguiente se procedió a la puesta de quilla en la factoría Pullman Standard Car Manufacturing Company of Chicago, en Illinois (EE.UU.).

Botado el 13 de junio de 1943 con el nombre de USS PCE-830, el 31 de agosto siguiente fue transferido a la Royal Navy y rebautizado HMS Kilchrenan (Z- 04). Durante la contienda operó con base en Gibraltar realizando misiones de escolta de convoyes y patrulla por la costa atlántica de África.

Por entonces era un buque de 650 toneladas de desplazamiento, siendo sus principales dimensiones 55 m de eslora total, 10 m de manga y 2,95 m de calado. Estaba propulsado por dos motores General Motors 12-567A, con una potencia de 1.800 caballos cada uno acoplados a ejes independientes, que le permitía alcanzar una velocidad de 15 nudos.

Su armamento lo formaba un cañón de calibre 50, tres cañones de 40 mm, cinco cañones de 20 mm, seis lanzadores de cargas de profundidad y dos morteros antisubmarinos.  Podía alojar una dotación máxima de cien hombres.

Cuando acabó la guerra, el buque fue devuelto a la U.S. Navy y en diciembre de 1946 pasó a la reserva naval. En septiembre de 1947 fue comprado por la sociedad noruega Hardanger Sunnhordlanske Dampskipsselskap (HSD) y en diciembre de ese mismo año viajó a Bergen, donde se procedió a su transformación en un ferry para el transporte de 13 coches y 600 pasajeros, de ellos 176 en camarotes.

Tras las obras de acondicionamiento, el buque quedó con un registro de 1.105 toneladas brutas, siendo sus principales dimensiones 56,49 m de eslora total, 10 m de manga, 4,27 m de puntal y 2,80 m de calado máximo. Los motores originales fueron sustituidos por otros de la marca Caterpillar, con una potencia de 1.800 caballos y una velocidad de 14 nudos, siéndole asignado el código IMO 5345065.

Recién abanderado en Finlandia, aún conserva su estampa de ferry

En junio de 1949 salió de nuevo a navegar rebautizado Sunnhordland, nombre de la región situada al sur de Bergen, en la desembocadura de Hardangerfjord y conocida también por el Parque Nacional de Folgefonna y la baronía de Rosendal, que abarca una superficie de 2.896 kilómetros cuadrados, e incluye los municipios de Sveio, Etne, Stord, Bomlo, Fitjar, Kvinnherad, Tysnesy y parte de Austevoli. El viaje de pruebas lo realizó entre Hardangerfjord y Sorfjorden y a partir de entonces y por espacio de 24 años cubrió la línea Bergen-Stord-Sunnhorland.

En marzo de 1973 el citado buque fue vendido a la sociedad finlandesa Oy Fager Lines, con sede en Riistina. En el mes de mayo viajó a Finlandia y fue abanderado con el nuevo nombre de Kristina Brahe. Reacondicionado para su nuevo cometido, desde entonces es un buque de 1.044 toneladas brutas y 516 netas, con las dimensiones ya citadas, distribuido en cuatro cubiertas, con capacidad para 110 pasajeros en 45 camarotes y 18 tripulantes.

Pintado con los colores de Kristina Cruises, tradición finlandesa

En mayo de 1975 comenzó su nueva etapa en la que realizó cruceros de corta duración por el canal y el lago Saimaa -paraje de gran belleza jalonado de un laberinto de islas- y después viajó a Vyborg (1976), Helsinki-Tallin (1982) y Helsinki-Leningrado (1983).

En 1985 el citado buque pasó a la titularidad de la sociedad Rannikkolinjat Ltd., con sede en Kotka, matriz de Kristina Cruises, manteniendo los cruceros al lago Saimaa como principal itinerario, pues, a partir de 1987, la compañía ya disponía del buque Kristina Regina, de mayor porte y mucho más moderno, con el que amplió su cobertura fuera de las fronteras de Finlandia. Posteriormente sería modernizado en 1997 y 2005, aunque sus salones, comedor y cabinas siempre han mantenido el sello distintivo de la arquitectura interior nórdica.

El casco del buque denota su pasado bélico

Atracado en Helsinki, próximo al centro histórico de la capital finlandesa

Sin embargo, las exigencias del convenio SOLAS 2010 condicionaron la continuidad como cruceros de turismo de los buques Kristina Brahe y Kristina Regina. Por esa razón, en agosto de 2010 el buque Kristina Brahe cesó en el servicio de Kristina Cruises y fue vendido a Saimaan Matkaverkko Ltd., una sociedad finlandesa con sede en Lappeeranta, acortando su nombre a Brahe.

Se trata de un barco sumamente conocido en Finlandia, lo mismo que su compañero de contraseña Kristina Regina -sustituido por el buque Kristina Katarina-, por lo que goza de un afecto especial entre los finlandeses y ambos tienen una nueva vida como establecimientos flotantes.

Fotos: U.S. Navy, Micke Asklander, Olli Tuominen y Timo Selkala (www.faktaomfartyg.com)

Juan Carlos Díaz Lorenzo

El nuevo embajador de España en Finlandia, Marcos Vega Gómez, tomará posesión de su cargo el próximo 11 de mayo en la sede de la Embajada española en Helsinki, en el que releva al embajador Ricardo Zalacaín Jorge. Recientemente, Marcos Vega visitó en su despacho oficial al embajador de Finlandia en España, Markku Keinänen, para ponerse al día en los temas bilaterales.

Nacido el 18 de diciembre de 1961 en Mieres (Asturias) y licenciado en Filología Germánica, en 1989 ingresó en la carrera diplomática y ha estado destinado en varias representaciones diplomáticas en Oriente Medio y en países árabes. En dos ocasiones en la Embajada de España en Irak, primero como secretario durante la Guerra del Golfo y más tarde como encargado de negocios.

Marcos Vega Gómez, embajador

Ha ejercido como vicecónsul en Jerusalén, secretario de embajada en Marruecos y ministro consejero en la embajada en Libia, así como director en la División de Asuntos Multilaterales y OSCE. Por espacio de cuatro años (2006-2010) ha sido embajador de España en Yemen. Tiene, por tanto, una visión y una experiencia muy completa sobre los países que últimamente centran la atención mundial.

Además, Marcos Vega ha sido consejero cultural y director del Instituto Cervantes en Moscú y en dos ocasiones ha prestado servicios a entidades ajenas al Ministerio de Asuntos Exteriores: observador de la UE durante la Guerra de los Balcanes, con base en Zagreb y asesor diplomático del ministro del Interior, en la época de Jaime Mayor Oreja.

En su reunión con el embajador Keinänen, el embajador Vega se mostró muy ilusionado con su nuevo destino, al igual que su esposa, Malika Arza Lahedin. Tiene una visión muy positiva de Finlandia y ni siquiera le asusta el clima invernal, pues con anterioridad ha vivido en Moscú.

Deseamos al embajador Marcos Vega Gómez una feliz estancia en Finlandia y, a la vista de su experiencia y su capacidad, sin duda una eficiente gestión en beneficio de las relaciones bilaterales entre los dos países, que históricamente siempre han sido muy positivas.

Foto: EFE